Cinco vinos de Uruguay, Francia, Chile, Brasil, y Argentina en el Malbec World Day

La cepa que se acunó en Cahors, luego viajó a Sudamérica - donde se lanzó al estrellato - y en poco tiempo ganó los paladares más selectos alrededor del mundo. Conozca y disfrute de estos cinco ejemplares, procedentes de cinco terruños bien diferentes entre sí, pero que guardan un patrón en común: potencia sin astringencia reflejada en vinos amables y equilibrados, capaces de enamorar consumidores.

Como desde el año 2011 - en que se celebró la primera edición - este viernes 17 de abril de 2020 se festeja en todo el mundo el Malbec World Day o simplemente Día Internacional del Malbec. Por motivos que todos conocemos, los festejos de este año serán diferentes. Se extrañarán las reuniones entre amigos entorno a la mesa con varias botellas descorchadas de esta variedad, y los eventos donde la cepa en cuestión era la protagonista, esta vez tendrán que esperar.

No por ello nos vamos a privar el placer de descorchar unos bellos ejemplares de este gran vino que ha sabido conquistar el mundo con sus bellos colores, el encantador perfume, su expresión frutal, y un sublime tacto aterciopelado en boca. Y en base a ello, hemos confeccionado una selección de cinco vinos (uno por cada país productor) que hemos degustado en los últimos meses. Vinos provenientes de regiones donde esta cepa se desenvuelve y afianza cada vez más, creciendo en oferta de etiquetas y captando nuevos adeptos que, cuando descubren estos vinos, caen cautivos ante su encanto casi mágico.


Perro Callejero Blend de Malbec (by Mosquita Muerta Wines, Mendoza, Argentina)

Que Argentina es el productor de Malbec más importante a nivel global, con más de 44.000 hectáreas cultivadas, nadie lo discute. La cepa se vinifica de Sur (en las llanuras de la Patagonia) a Norte (en las alturas de los Valles Calchaquíes) en donde se expresa de muy buena forma. Pero es en la Provincia de Mendoza (en la cara oriental de la Cordillera de Los Andes) en donde se la encuentra cultivado a lo grande. Allí es donde surge este blend de Malbec (Perdriel, Luján de Cuyo 50%, El Manzano 25%, Los Chacayes 25% - estos dos últimos en Valle de Uco -) con un color violáceo muy profundo, fruta roja en mermelada, toque sutil mentolado, que en boca es carnoso, con muy buen equilibrio entre cuerpo, taninos y acidez. Lo degustamos junto a su hacedor - el enólogo Bernardo Bossi Bonilla - en una visita a Bodega Los Toneles, disfrutando de un ojo de bife madurado 30 días (en el restaurante Abrasado) y el maridaje fue sublime.


Malbec Vintage (by Vinícola Don Guerino, Serra Gaúcha, Brasil)

Un Malbec que cuenta una historia: la de su hacedor, el joven Bruno Motter, quien durante su formación como enólogo en Mendoza, utilizaba como medio de transporte un Fiat 600 (el popular "fitito") para ir desde su casa a la escuela, y a su vez para recorrer los principales terruños mendocinos, algo que lo llevó a apasionarse por esta cepa tan versátil, que luego implantó en los viñedos familiares entorno a la moderna vinícola localizada en el municipio de Alto feliz (Rio Grande do Sul) Estamos frente a un tinto que se muestra de color rojo intenso y reflejos violáceos, aromas a frutas rojas sin exceso de madures, flores, y especias , toques sutiles de vainilla y café. En boca es envolvente, de cuerpo medio, muy equilibrado y con un final de acidez muy agradable. Buen compañero de un risotto de hongos y queso parmesano.


Viu Manent Reserva Malbec (by Viu Manent, Valle de Colchagua, Chile)

De acuerdo a los registros históricos, se dice que fue Juan Domingo Sarmiento quien impulsó el transporte de la variedad Malbec desde territorio chileno hasta suelos mendocinos. O sea, en Chile se la elaboraba, inclusive antes que en Argentina. Y un buen ejemplo de un tinto trasandino de la cepa en cuestión, es este que Viu Manent elabora desde hace ya bastante tiempo y que ensambla con un 8% de Syrah (también cosechado en los suelos volcánicos de Colchagua) Un vino de bellísimo color violáceo intenso, muy brillante. Con una nariz en la que se destaca la fruta negra, pero también las notas frescas de moras y frambuesas, evidenciándose en boca una acidez un tanto más marcada cuando se lo compara con los Malbec´s producidos al otro lado de Los Andes. Directo, fresco, de una gran expresión frutal, buen balance, con taninos presentes y bien resueltos. Muy bueno al lado de unas empanadas tradicionales "de pino".


Grand Vin Seigneur Château de Haute-Serre Malbec (by Georges Vigouroux, Cahors, Francia)

Una de esas botellas que cruzó el Atlántico, de las que vuelven en la valija de algún amigo que estuvo de viaje, y que cuando es descorchada se aprecia con atención. Y si bien en esta región del Suroeste de Francia, a la Malbec (también conocida como Côt Noir o Auxerrois) se la elabora desde hace siglos, es bueno recordar que en el período post filoxera fue prácticamente diezmada, al punto de casi desaparecer. Se trata de un vino que nace de un viñedo implantado a unos 300 msnm. (de los más altos en la Appellation Cahors Contrôlée) en suelos de arcilla rojiza. Tinto de color rojo granate muy oscuro, nariz que se expresa con notas de frutos pequeños maduros (guindas, frambuesas) y especias. En boca es complejo, repitiendo las notas frutales, sumando lo sedoso de sus taninos, y el largo en el paladar. En su elaboración participan porcentajes de otras dos variedades tintas, a saber: 7% de Merlot, y 3% de Tannat. Un confit de pato, acompañado por "papas panaderas" fue el maridaje supremo de este vino.


Búho Microvinificaciones Malbec (by Giménez Méndez, Canelones, Uruguay)

Es la bodega uruguaya que más dedicación ha mostrado para con esta variedad, desarrollando vinos Malbec en sus diversas líneas de producción. Algo que le ha valido varios reconocimientos de expertos internacionales, caso de Patricio Tapia cuando para su Guía Descorchados 2020 le otorgó la categoría de "Vino Revelación", o más recientemente el británico Tim Atkin con su Uruguay Special Report, dando 94 puntos para esta misma etiqueta. Lo cierto es que el Búho Microvinificaciones Malbec 2015 seduce los paladares de quienes saben apreciar este co-fermentado que combina 87% Malbec, 7% Syrah, y 6% Petit Verdot. De color entre azul y violáceo con gran concentración, perfume de frutas como ciruelas en mermelada y un fondo sutil de chocolate, es un tinto que en boca se presenta amplio y goloso, con taninos presentes y redondos, un final de boca largo, bien equilibrado entre cuerpo y acidez. Muy buen compañero de unas brochetes de cordero, panceta ahumada y vegetales.



Texto: Sommelier Daniel Arraspide