Nuevo Presidente de INAVI impulsará eliminar "alcohol cero" a conductores

El enólogo Ricardo Cabrera asumió la presidencia del Instituto Nacional de Vitivinicultura el pasado 25 de mayo, destacando como uno de sus principales objetivos, el poder volver a la ley que toleraba bajos índices de alcohol en sangre en conductores. Y si bien la medida parece ser aplaudida por buena parte de la industria del vino nacional, no tardaron en levantarse voces en contra, condenando esta actitud al punto de catalogarla como retrógrada.

Beber una copa de vino y luego salir a conducir, parece ser visto como una acción incompatible por la mayoría de la población y opinión pública en Uruguay. Sobre todo, luego que hace ya más de cuatro años entró a regir una modificación de ley que llevó a aplicar ''tolerancia cero'' a conductores que, en los controles de tránsito realizados aplicando espirómetro, obtuvieran resultados positivos a la ingesta de alcohol.

La ley 19.360, puesta en marcha en el año 2015 - y a la que el saliente Presidente del INAVI, enólogo José Lez, parece no haberse opuesto - inhabilita a los conductores cuando "la concentración de alcohol en sangre" en términos de espirometría "sea superior a 0,0 gramos por litro", impidiendo que puedan seguir conduciendo y aplicando multas y sanciones que incluyen la confiscación de ´´la libreta´´, o sea, el permiso nacional de conducir por un determinado período de tiempo. Hasta ese momento, el máximo establecido era 0,3 gramos de alcohol en sangre.

Consultado sobre la ley en rigor, Cabrera argumentó en el programa Agenda Abierta de Radio Carve que "ha hecho daño a productores y bodegueros, y ha privado por supuesto a los consumidores de la copa de vino diaria, sin culpas, tanto en eventos, como en salidas y en la propia casa, que ha sido realmente un problema".

Una vez divulgadas estas declaraciones, las redes sociales no tardaron en comenzar a calentarse, con unos pocos comentarios a favor, que defendieron la medida (algunos con argumentaciones fundamentadas) y otros muchos comentarios que no escatimaron en críticas, condenando la iniciativa impulsada por el nuevo Presidente de INAVI. 


Texto: Sommelier Daniel Arraspide